3,2,1… START!

Todo el mundo habla de los finales felices, de que comieron perdices y de lo bien que acaba todo… Pero ¿qué pasa con el comienzo? ¿Acaso nadie es capaz de apreciar un buen comienzo? Es una de las mejores partes…

Todos habremos sentido alguna vez ese nervio especial, no comparable con el nervio de un examen o el de hacer una exposición y mucho menos una entrevista de trabajo… Son veinte mil sensaciones en un instante… emoción, miedo, intriga, nervios, terror, alegría, risa… Esta foto de Alfred Eisenstaedt es la imagen de todo ello…

Enfants à un spectacle de Guignol au Parc Montsouris Paris 1963

¡Es una sensación genial! Empiezas interesándote, intentas estar preparado en todo momento de dar un paso más, de ir a por todas. Todo es nuevo, todo es inesperado, no sabes cómo hacer algo y qué pasará, tienes dudas, pero más ilusiones… guiado por tu instinto sigues hacia delante.

Todo son detalles, todo es perfecto, todo sale bien… no sabes cuanto durará, no sabes cual será el siguiente paso… pero de repente y sin más… te lanzas… ¡valiente como nadie! de hoy no pasa, hoy es el día, no hay que pensarlo más…

…y abres un BLOG… ¡TU BLOG!

Así que… ME AUTODESEO UN FELIZ COMIENZO!